Vida de hermandad

Pertenecer a una cofradía es formar parte de un colectivo, una familia, que a lo largo de todo el año se reúne y convive. El objetivo principal en nuestro proyecto es lograr la transparencia y la apertura de la hermandad, haciéndola más inclusiva, enfocando nuestra actuación hacia actividades que hagan posible una mayor implicación de la hermandad en la sociedad y colaboración con las instituciones, así como de todos los hermanos dentro de la misma.
Por eso queremos promover un amplio programa de actividades culturales, lúdicas y de formación. Para ello queremos implantar la realización anual en la antesala de la Cuaresma, del Pregón Nazareno que sirva de ensalzamiento a la propia Hermandad y a sus hermanos. Así como una Comida de Hermandad anual donde además de servir de convivencia lúdica se haría un reconocimiento a aquellos hermanos que cumplieran los 50 años de antigüedad e instaurar el título de Hermano de Honor concediéndose a aquel hermano/a que por su trayectoria cofrade en nuestra Hermandad sea merecedor de tal agradecimiento.


A lo largo de nuestra historia, han sido frecuentes los lazos de amistad estrechados entre nuestra corporación y otras instituciones o cofradías de la ciudad y fuera de ella. En estos años venideros, pretendemos dar mayor visibilidad institucional a la cofradía y entablar las mayores relaciones posibles entre las cofradías locales y de fuera, dando ejemplo de concordia y cordialidad. Al igual, intentaremos con todos nuestro esfuerzo, el volver a poner en pie la perdida Convivencia de Hermandades bajo la advocación a Jesús del Gran Poder.


Entre nuestros propósitos se encuentra la actualización de la Historia de la Hermandad mediante la divulgación de un estudio pormenorizado de actas, boletines y documentación, tanto gráfica como escrita, nombrando a un Cronista para su supervisión. Deseamos potenciar en la medida de lo posible un beneficio económico en la pertenencia familiar a nuestra Hermandad, aplicando una Cuota Familiar con una rebaja del 15 % en aquellas unidades familiares con 3 o más hermanos que tengan domiciliado el cobro. Al igual que la exención del pago de cuota y papeleta de sitio de aquellos hermanos parados de larga duración.


Se programarán una serie de excursiones culturales y religiosas como forma de convivencia entre hermanos y como se venían realizando en épocas anteriores. Retomar la tradicional Caldereta de hermanos costaleros como epílogo a los ensayos y salida procesional y recuperar el ambiente de cordialidad y armonía tras los ensayos.
Se intensificará la creación de talleres de costura, bordado, grupo infantil, priostía, redacción de Boletín, juventud… involucrando a todos los hermanos, donde el objetivo principal será crecer como cristianos dentro de la hermandad abriendo la hermandad a todos y potenciando la Casa de Hermandad como lugar de convivencia.